Buscando bronca.

Llevo algún tiempo sin publicar el resultado de mis pensamientos, el tormento de mis dudas y el drama de los buenos recuerdos que, por desgracia, son ya irrepetibles. Sin llegar a la sublime efervescencia hormonal del ajuntamiento, o la borrachera de gozo que siento al comer buenas viandas, “me pone” el juntar palabras cuando el resultado final es medianamente bueno.untitled Tengo para mí que el problema no es que las musas hayan pasao de mí, ni que estén de vacaciones. Más bien se trata de la falta de bronca en mi vida. Me temo que hasta que no me enrede en alguna trifulca doméstica, acontezca la gresca que periódicamente rompe la relación con el vecino o el inevitable cabreo cuando me tope sin desearlo con algún estúpido  que pulule más cerca de lo que yo quisiera, no correrá por mis venas el chorreo de adrenalina necesario para componer algún relato medio decente.

Carlos-M. Prendes Gª-Barrosa

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , | Deja un comentario

¡Cochino!

Mi primer impulso al recibir la noticia del fallecimiento de Fidel Castro fue llamar a la Pirotecnia Morís para encargar unos voladores y avisar de forma estruendosa a mis “abuelitos de Cuba”, allá en el cielo, que el barbudo había muerto. Bastaron unos minutos de reflexión para reprimir el impulso visceral y descartar la sesión de “cohetes” desde el monte Fuxa. A fin de cuentas, los cohetes se usan para festejar. En este caso no hay nada que festejar. Por el contrario, hay muchos recuerdos que me arrastran a la tristeza y situaciones surgidas a raíz de la muerte de Castro que me llevan a la indignación.

En mi niñez fui poco consciente del mal que Castro había generado en mi familia materna. Mis abuelos habían salido ya de Cuba y vivían, tras seis largos años separados, al lado de sus hijas. Manolo y Angelina colocaban cada noche una mesa de playa y dos sillas en el salón, frente al televisor, para cenar mientras veían el telediario.  En cuanto las noticias viajaban a la isla y aparecía en pantalla el tirano, mi abuelo se levantaba del asiento como si un muelle le impulsara hacia la televisión, le daba al botón de apagado y expelía con desprecio hacia la pantalla: ¡COCHINO! Poco a poco fui siendo consciente de por qué en el comportamiento de mi abuelo se había generado el odio hacia ese personaje barbudo que aparecía en la televisión vestido con uniforme militar. Aquel militar les hurtó, como a miles de familias de la acomodada clase media cubana, todas sus propiedades. El resultado de muchos años de honrado trabajo y ahorro. El cerdo al que se dirigía por televisión mi “abuelito de Cuba” fusiló sin contemplaciones a todos sus enemigos, hizo exiliarse a millones de cubanos horrorizados por la falta de libertad en el país e instauró en la empobrecida sociedad cubana el miedo como eficacísima herramienta al servicio del estado comunista que así reprimía, a través de una interminable red de chivatos del régimen, cualquier intento de la disidencia para reinstaurar la libertad en el país.

Así es que el pasado sábado renuncié por dos motivos a tirar voladores. En primer lugar, entristecido mientras las imágenes de mis abuelos, resignados a su suerte tras la llegada al poder del comunismo, se agolpaban en mi memoria. Pero sin duda el sentimiento que más se manifestó en mi ánimo fue la indignación. Me resulta nauseabundo la doble vara de medir que una gran parte de los medios de comunicación de mi país y, lo que es todavía peor, la mayoría de los políticos que nos representan en el Parlamento, utilizan para juzgar a un dictador, dependiendo de si éste es de izquierdas o derechas.  Cuánto sectarismo en todos los que ahora se refieren al sátrapa de Castro como un “líder guerrillero”, un “referente político de nuestra época”, un “Jefe de Gobierno carismático” y no sé cuántos eufemismos más. Todo por no llamarlo por su nombre: DICTADOR. Un dictador que ha masacrado a su pueblo, ha provocado el exilio de casi tres millones de cubanos, ha encarcelado a miles de opositores y ha empobrecido Cuba hasta límites insospechados.

2016-11-30

La tarde del ocho de enero de 1959, mi madre y su hermana corrían presurosas hacia el apartamento de unos parientes para cambiarse de ropa y acompañar a la muchedumbre que esperaba en las calles de La Habana el paso de Fidel Castro y sus guerrilleros. Fidel había pedido a sus seguidores que les recibieran con júbilo, ataviados con los colores del “Movimiento 26 de Julio”, para celebrar juntos la victoria de la Revolución. Se vistieron de negro y rojo, lejos de la vista de sus padres y abuelos, quienes ya antes de que triunfara la revolución, sospechaban que Fidel y los suyos, nada bueno traerían a la sociedad cubana.  Lourdes y Berta, como tantísimos otros cubanos, jóvenes y no tan jóvenes, que corrían enardecidos al lado de la comitiva, veían en la victoria de Castro, la llegada de la libertad y el final del terror que imperaba en Cuba bajo el gobierno totalitario del General Batista. Como tantos otros jóvenes universitarios, mi madre Lourdes, se alegraba que la victoria de la Revolución pudiera suponer el fin del terrorismo de estado que ejercía Batista, y la posibilidad de volver a las clases después de tantos meses de ausencia, escapando de los atentados que tanta muerte sembraron entre la población estudiantil. ¡Qué equivocadas estaban mi madre y mi tía…! Lourdes y Berta acudieron a recibir a Fidel Castro, al Che Guevara, a Camilo Cienfuegos y a todo su ejército de guerrilleros, de forma voluntaria, entusiasmadas, felices e ilusionadas por el futuro esperanzador que se abría para Cuba. Pocos meses más tarde, abandonaban con lo puesto el país, convertido ya en un férreo estado comunista, donde pronto desapareció la libertad, la justicia y la prosperidad. Si mi madre y su hermana acudieron voluntariamente a la llamada de los victoriosos revolucionarios que llegaban a La Habana, hoy, después de 58 años de tiranía, los cubanos que despiden a Castro lo hacen obligados y con miedo. Los más viejos, con miedo a las nefastas consecuencias que tendría el no responder a la llamada de los comisarios políticos del régimen para despedir a su líder. Los más jóvenes bien aleccionados por el estado comunista y sin ninguna conciencia de lo que supone vivir en libertad.

Así que me alegro de haber rechazado el impulso que me empujó en un primer momento a celebrar con cohetes la muerte de Fidel Castro. Más vale que mis “abuelitos de Cuba” sigan descansando en paz y les evite la contemplación del bochornoso espectáculo que está suponiendo la despedida del dictador.

 

Carlos-M. Prendes García-Barrosa

 

Publicado en Tribuna Libre | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Deportistas fariseos

¿Que el mensaje del Evangelio no está vigente en nuestros días…? Termina el correspondiente al día de hoy con la siguiente cita: “Porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado”. Vivimos tiempos en los que cualquier don nadie se auto promociona y ensalza sin rubor ninguno. Por si fuera poco, estas mediocridades, si tienen algo de poder mediático, político o de cualquier otro tipo, aparecen en nuestras vidas como modelos infumables de conducta. Resulta grotesco, por no decir obsceno. Me quedo, por supuesto, con el mérito, el talento y la excelencia humilde y discreta. En cualquier campo: el empresarial, cultural, académico, artístico, político o deportivo.

img_20161023_170041

Y como es este último el que mejor conozco, cuántos ejemplos podría poner de deportistas encantados de haberse conocido, que en apariciones constantes en redes sociales, medios de comunicación y demás, nos deleitan con sus sorprendentes resultados deportivos en competiciones de dudoso nivel y reclaman sin rubor, ni merecimiento, un puesto en el Olimpo de los Dioses.

sport-success

El consuelo ante semejante desparrame de autobombo es la irremisible humillación de estos adictos a la fama que anunciaba  San Lucas en el evangelio de hoy. Cuando les llega el momento de la decrepitud física y sin esperar al juicio final en el que todos tendremos que rendir cuentas, el olvido y el ostracismo se instauran como única realidad en sus vidas. Por el contrario, aquellos deportistas que afrontan siempre la victoria y el éxito con humildad y respeto, siguen siendo ensalzados de por vida.

 

Evangelio según San Lucas 18,9-14.
Refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, dijo también esta parábola:

“Dos hombres subieron al Templo para orar: uno era fariseo y el otro, publicano.
El fariseo, de pie, oraba así: ‘Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano.
Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas’.
En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!’.
Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado”.

Carlos-M. Prendes Gª-Barrosa

Publicado en Tribuna Libre | Etiquetado , , | Deja un comentario

Piragüismo en Candás

4º Campeonato de Asturias de Surfski – “Memorial Amando Prendes”

Clinic de Surfski impartido por Oscar Chalupsky – NELO

 

El próximo fin de semana volveremos a vivir una regata de Piragüismo en Candás. En este caso en la modalidad de Surfski y, como en ocasiones precedentes, con el Club Los Gorilas al frente de la organización. La competición se celebrará el sábado 17 de Septiembre, con carácter abierto y se espera la participación de los mejores especialistas del país. En esta edición la organización del Campeonato ha conseguido la presencia de uno de los referentes mundiales de la especialidad, el sudafricano Oscar Chalupsky, quien, además de participar en el Campeonato, impartirá el viernes 16 de Septiembre a las 18:00 h. un “clinic” sobre Surfski (técnica, navegación, embarcación, etc.) al que podrán asistir todos aquellos que lo deseen.

El cóctel no puede ser más atractivo para que nos  acompañes: Piragüismo, Los Gorilas, regatas, Candás, la mar, la memoria de Amando, el muelle, competición, olas, camaradería, playa, etc. ¡Os esperamos!

Accede a toda la información del Campeonato y el clinic en:

http://surfskicandas.blogspot.be/2016/09/blog-post.html

14237696_10207998807553756_4786740472236308167_n

oscarclinics-candas_es-ii

Carlos-M. Prendes García-Barrosa

Publicado en "Mi Piragüismo" | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

International Congress of Sprint Canoeing Coaches

When the season is near the end, the time is comming to evaluate what our athletes have achieved in the competitions. It is time for discussion and analyssis between coaches, staff members and athletes. It is time for setting new goals, new challenges for next seasons. It is time for planning next olympic cycle. All these tasks justify and make sense to the next “VI International Congress of Sprint Canoeing Coaches”. See you in Catoira.

Captura de pantalla 2016-08-29 18.29.59

http://www.congresocatoira.es/index.php/en/

file:///C:/Users/Usuario/AppData/Local/Microsoft/Windows/INetCache/Content.Outlook/1VCLW3A8/VI%20CONGRESO%20tripticoI%20(003).pdf

Carlos-M. Prendes García-Barrosa

 

Publicado en "Mi Piragüismo" | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“VI Congreso Internacional de Entrenadores de Piragüismo en Aguas Tranquilas”

Con la temporada a punto de concluir, se acerca el momento de la evaluación final de lo realizado por nuestros deportistas en las competiciones. Llega el momento de la discusión y el análisis entre entrenadores, especialistas del cuerpo técnico, deportistas y directivos. Llega el momento de fijar nuevos objetivos, nuevos retos y desafíos. Llega el momento de definir las líneas maestras para la planificación del nuevo ciclo olímpico, de la nueva temporada. Tareas, todas éstas, las que dan sentido y justifican  el  “VI Congreso Internacional de Entrenadores de Piragüismo en Aguas Tranquilas”. Nos vemos en Catoira.

Captura de pantalla 2016-08-29 22.58.38

http://www.congresocatoira.es/index.php/es/

Carlos-M. Prendes García-Barrosa

Publicado en "Mi Piragüismo" | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Aniversario Olímpico

La educación y el cariño que de mi padre recibí resultaron tan provechosos que no necesito de aniversarios para tenerle muy presente en mi vida. De todos modos, este quinto aniversario de su muerte es especial. Especial porque, además, es el cuadragésimo aniversario de su participación como entrenador del Equipo Olímpico Español en los JJOO de Montreal 76. Se cumplen cuarenta años de esa experiencia olímpica, que tanto representó para él, cuando, curiosamente, acababa de cumplir también cuarenta años. Me acuerdo de haber leído a Francisco Umbral, citando a Ingmar Bergman, el famoso cineasta sueco, en una de aquellas maravillosas columnas en la última de El Mundo: “Hasta los cuarenta años un hombre vive sus propias experiencias y luego se limita a comentarlas”. Teniendo en cuenta la relevante procedencia de la cita y mi propia experiencia vital, me da la impresión que toda persona experimenta a partir de los cuarenta años una vuelta al pasado, una nostalgia inevitable (he reprimido in extremis la inclinación natural a escribir “todo hombre” no vaya a ser que se me tilde de machista recalcitrante. Por cierto, menudas “gansadas olímpicas” que he leído los últimos días, escritas por “feminazis” que rezuman un autoimpuesto y obsceno victimismo en cada frase que escriben).

Mi padre nunca se cansó de contar su experiencia en Montreal 76. Sus relatos pretendían que todos los que le escuchábamos comprendiéramos lo que aquello supuso en su vida. Volvió a casa entusiasmado con los “dieces” de Nadia Comaneci y la elegante zancada de Alberto Juantorena para conseguir el más difícil todavía que supuso para el Atletismo Olímpico la victoria del cubano en los 400 y 800m. Contó y recontó la emoción experimentada, y revivida después cada vez que lo contaba, al desfilar tras la bandera española en la entrada al estadio olímpico en la ceremonia inaugural de los JJOO. Y si todo esto no fuera poco, mi padre participó activamente en Montreal 76,  en la consecución de la primera medalla olímpica para el Piragüismo Español.  Cuánta satisfacción, la que experimentó in situ, con la plata olímpica de Herminio Menéndez (su pupilo en Los Gorilas de Candás), Celorrio, Díaz-Flor y Misioné, en el K-4 1.000m. Una medalla histórica para el Deporte Español, a la que se sumaron los grandes resultados que supusieron el cuarto puesto de Seguín-Del Riego en K-2 500  m, el quinto puesto de la misma tripulación en K-2 1.000m y el cuarto puesto de Herminio en K-1 500m, a menos de una décima del bronce, lo que unido a la plata en K-4 1.000m le situaba ya entre los palistas más grandes del Piragüismo Mundial. En las temporadas 1975 -76  mi padre ayudó en las labores técnicas  a Eduardo Herrero, el gran responsable de la modernización de las estructuras técnicas del Piragüismo Español. Y para mayor goce, tuvo mi padre a su lado en los JJOO a otro palista de Los Gorilas, a quién tanto él quería, Ramón Menéndez Palmeiro (“Moncho”), que participó en la Olimpiada como reserva del equipo.

Acreditación de papá en Montreal 1976

Tras Montreal 76 renunció mi padre, por sentido del deber, a seguir creciendo como técnico en el Equipo Nacional. Por delante del relumbrón  al que apuntaba el Equipo Nacional de Piragüismo por la perspectiva de éxitos en los años venideros, situó el seguir haciendo crecer el proyecto familiar que había iniciado con mi madre, el negocio en forma de “Carnicería-Charcutería Hermanos Prendes”  y el proyecto deportivo que suponía el Club Los Gorilas, a quién algunos años después incluyó también en el proyecto familiar cuando lo calificó como su quinto hijo.

Finalizados los JJOO llenó también mi padre su vida de recuerdos materiales  traídos de Montreal con el fin de que aquella experiencia tan maravillosa pudiera pervivir en su memoria el mayor tiempo posible. En las repisas de mi casa se situaron “Amik”, el castor mascota de Montreal 76, y los esquimales en piragua tallados a mano por los Inuit en la piedra de jabón. En las habitaciones de mis hermanos y mía se pegaron los posters oficiales de los JJOO y los dibujos que adornaban su habitación en la Villa Olímpica, pintados por los niños canadienses en señal de bienvenida a los deportistas olímpicos. El cuadro con el diploma que certificaba la participación de mi padre en los JJOO y la foto en la recepción que ofreció a los equipos medallistas el recién nombrado Rey, los puso mi padre en su despacho. En el salpicadero de su coche  era fácil distinguir el logotipo de Montreal 76 y de una de las trabillas de su pantalón  colgaba siempre el llavero que el Comité Olímpico Español hizo para los JJOO de 1976. Recuerdos éstos, que nos ayudan ahora a nosotros, sus seres queridos, a mantener viva la memoria de quien tanto marcó para bien nuestras vidas.

Quiero citar dos hechos que él siempre recordaba como colofón al relato de toda la historia vivida en Montreal: la emocionada visita a Lely, la tía de mi madre, monja de clausura en Trois-Rivières y el apoteósico recibimiento en Candás al Equipo Olímpico de Piragüismo, en una caravana de coches que sin dejar de atronar el claxon, transportó a los olímpicos candasinos y a algunos de sus compañeros de equipo desde el Aeropuerto de Ranón hasta La Baragaña, donde fueron recibidos y felicitados por todos los vecinos.

La presencia cercana de mi padre durante mi estancia en Río  me resultó, por todos los motivos que os he contado, sumados a la coincidencia en fechas con el aniversario de su fallecimiento, muy intensa. Podréis entender ahora que cada felicitación que repartí a Saúl, Toro, Miguel García, Sete, Marcus, Brage,  Artuur, etc., era, en parte, consecuencia del empujón con el que mi padre me impelía hacia el abrazo con ellos para transmitirles su enhorabuena y agradecimiento por tan felices momentos vividos por él desde los cielos, sobre la Laguna Rodrigo de Freitas.

Carlos-M. Prendes García-Barrosa.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios