Deporte, redes sociales y exhibicionismo.

Siempre he entendido la satisfacción y el disfrute por el objetivo deportivo logrado como algo perteneciente, principalmente, a la esfera privada.

La exhibición constante en las redes sociales de las situaciones cotidianas que acontecen a los deportistas, como  a cualquier hijo de vecino, me hace perder la paciencia. Me refiero concretamente  a esos casos en los que el propio deportista  intenta agrandar su imagen de forma  inoportuna, exagerada y repetida,  hasta cansar,  mostrándonos todo tipo de “mini logros” que experimenta  en cada momento del día. Tanta demostración de excelencia física, simpatía, modernidad, buen rollo, comportamiento impecable, camaradería, etc, me resulta bastante obscena.

La necesidad que tienen estos “deportistas narcisos”, que ya han superado con mucho la estúpida etapa a la que nos empuja a todos, sin poder evitarlo, la adolescencia, de mostrar en cada momento del día sus “exitillos”, me parece absurda e inmadura. Fotos y más fotos. Mensajes y más mensajes insulsos y repetidos hasta la saciedad. Nos enseñan su equilibrado desayuno, comida y/o cena  (apostillando que es el que se toman todos los días) respetando las más exigentes pautas nutritivas. El pulgar arriba y la “sonrisa profiden” mientras me voy a entrenar. La foto con mis compañeros de entrenamiento preparados para la sesión más dura del año. La que después de tanto mensaje en el mismo sentido, resulta que se repite cada día. Fantásticas, “mega-complicadas” y durísimas sesiones de entrenamiento en los escenarios más adversos, en condiciones extremas, que demuestran la heroicidad del protagonista. La exageración no encuentra límites cuando se trata de informar de las horas entrenadas, kilos movidos, kilómetros realizados, repeticiones hechas,  series completadas y hazañas de lo más rocambolescas ocurridas en entrenamiento y competición. Fotos y más fotos. Mensajes desproporcionados, ridículos y absurdos, la mayoría. Repito que me resultan obscenos, ya  que ofenden al pudor. La necesidad constante de informar (¿a quién? y ¿para qué?) se antepone a cualquier tarea importante que deban realizar en ese momento.

                 facebook1                       filecdn

Siempre he admirado al campeón discreto, abnegado y humilde. A fin de cuentas, a la hora de competir son otras cualidades las que determinarán el resultado y no la cantidad de “me gusta” en el facebook, instagram o twitter. Tampoco  alcanzo a relacionar esta enfermiza necesidad de contar  en cada momento, a todo el mundo, lo que haces con tu vida, con la posibilidad de ser más fuerte mental o físicamente de cara a la competición.

El deporte ha sido siempre  un catalizador de los más grandes egos. La difusión que permiten las redes sociales, ha multiplicado exponencialmente el ego de tantos y tantos deportistas inmaduros y ociosos, con un afán inimaginable de protagonismo. La gran contradicción, difícilmente comprensible para estos informadores compulsivos de su intimidad, es que son individuos solitarios. Están solos.

Me estoy haciendo mayor.

                                                            Carlos-M. Prendes Gª-Barrosa.

Anuncios

Acerca de cime1234

Sprint Head Coach Belgium Flatwater Canoeing National Team Presidente del Club Piraguas Los Gorilas de Candás https://cime1234.wordpress.com/ cime1234@hotmail.com
Esta entrada fue publicada en Tribuna Libre. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Deporte, redes sociales y exhibicionismo.

  1. sandra dijo:

    Estoy de acuerdo, Carlos…pero no sólo pasa en el campo del deporte, las redes sociales se han convertido en el ‘meter barriga’ digital. Todo el mundo exhibe su mejor cara y expone su ‘maravillosa’ vida… Y si, supongo que con el fin de alimentar unos egos que en relidad son virtuales. Cuando levantamos la vista de la pantalla, la vida real nos espera, con sus blancos y negros.
    Un saludo desde Barcelona, Carlitos!

    Me gusta

    • cime1234 dijo:

      Así es, son muchos los campos en los que esta exhibición se repite en las redes sociales. Yo me he referido a la que realiza ese deportista que narra con exageración evidente cada paso que da en su preparación para competir. Me cansa, aburre y avergüenza. En mi caso solo sirve para valorar como se merecen a tales deportistas: pobremente. Un abrazo para los dos.

      Me gusta

  2. Daniel dijo:

    Creo que laa redes sociales están para eso. Tampoco defiendo que haya que estar pegados a todas horas y escribir hasta cuando vas a cagar, pero su invención en un principio fue para compatir fotos de forma pública o con cierto grado de privacidad, estados, sensaciones de la gente ya sea deportivamente hablando o como puede ser profesionalmente, familiarmente, etc.
    Es libertad de expresión al fin y al cabo, unos con ansias de darse a conocer entre desconocidos y otros simplemente por acercar distancias entre conocidos. Si note gusta los que están todo el día escribiendo sobre sus entrenamientos, comidas, horas de sueño y demás panafernalias siempre puedes dejar de seguirles o directamente no leer los comentarios.
    Peor son las pseudonoticias deportivas que dan en la prensa de este país sobre todo de la televisión donde se le da más importancia a cientos de tonterías que rodean al deporte rey, donde realmente se habla poco de resultados y más de los peinados de uno, el coche de otro, y las vacaciones del potro. Y lo tengo tan fácil como cambiar de canal y no tragarme lo que no me gusta. Sin embargo, sí leo en ocasiones lo que escriben compañeros y amigos sobre sus competiciones en las que solemos coincidir.
    Saludos!

    Me gusta

    • cime1234 dijo:

      Mi entrada en el blog no es más que el resultado de reflexiones propias en las que, como indico en el texto, he intentado descubrir los beneficios o perjuicios que reporta al rendimiento de un deportista, en concreto aquellos sobre los que actúo en mi entorno profesional, el uso de las redes sociales en la forma que explico más arriba. Si alguien se siente aludido…, me alegro, porque no me cabe duda que servirá para que el aludido se plantee si hay formas mejores de ocupar el tiempo.
      Gracias por el consejo, aunque un tanto tardío. He dejado de seguir a los mencionados en mi artículo, empezando por aquellos a quienes entreno y continuando con muchísimos otros, tiempo ha. Dicho lo cual, las redes sociales me parecen una herramienta muy buena cuando se hace un uso racional y moderado de las mismas.
      En cuanto al “amarillismo” de algún tipo de información deportiva en TV, coincido con tu opinión. Hace ya quince años escribía yo al respecto: http://elpais.com/diario/1999/07/28/opinion/933112807_850215.html

      Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s