Adiós Paco de Lucía. Adiós Maestro. Adiós Genio.

Acabo de recibir la noticia de la muerte de Paco de Lucía. Me he quedado de piedra. Estoy triste. No suelo permitirme demasiados “lujos” en mi vida y si uno tenía planeado, era el irme con mi mujer a oir un concierto de Paco de Lucía allá donde tocara próximamente. Ya fuera cualquier capital española o el extranjero. No sospechaba en absoluto que su corazón estuviera enfermo, pero sí le había oído decir que le quedaban pocos conciertos por tocar y esa idea de oírle en directo me rondaba en la cabeza. Y voy a quedarme sin oirle tocar la guitarra en directo. No nací en el sur, ni crecí en un ambiente en el que el flamenco fuera, ni mucho menos, la música más escuchada. La música de Paco de Lucía me gusta mucho, me relaja, me dice cosas. Han sido muchas las ocasiones en las que al sentir nostalgia de España, Paco de Lucía que ha ayudado a sentirme cerca de mi país otra vez. Y detrás de la música está el personaje, Paco de Lucía. Desde qué empecé a conocer su biografía me atrajo su personalidad. Un tipo humilde que viaja muy joven desde Algeciras a Madrid y luego a Estados Unidos para ofrecer su música y sorprender muy pronto a los críticos y público en general. Un tipo que fue (me cuesta utilizar ya el pasado) admirado por grandes músicos flamencos y de muchos otros estilos. Sus giras mundiales con John McLaughlin y Al di Meola en los años 80 fueron un éxito rotundo. Qué decir de sus interpretaciones de la música clásica, el Concierto de Aranjuez, sus colaboraciones con el rock, su fusión del flamenco con el jazz. Sus trabajos con Chick Corea, Alain Pérez y otros. Por encima de todo, El Flamenco, interpretando todos los palos con brillantez. Sus años de colaboración intensa con Camarón.  Otro dato que demuestra qué importante ha sido la figura de Paco de Lucía es la opinión que sobre él han dado otros grandes de la guitarra flamenca. Manolo Sanlúcar, Tomatito, Vicente Amigo, Niño Josele, Antonio Rey y muchos más le tienen como el maestro, el líder indiscutible, su referente. A Paco de Lucía le espantaba la fama. Escapaba de los focos, las cámaras y los micrófonos. Sentía el impulso de tocar y evolucionar. Le he oído decir que la creación de cada nueva obra le producía vértigo. Buscaba siempre algo nuevo, mejor, distinto y bello. Sentía la presión de los jóvenes, “esos cabrones que se pasan el día agarrados a la guitarra, mejorando la técnica”.  He escuchado, casi compulsivamente, sus creaciones de los últimos quince o veinte años. El album “Cositas buenas” me atrapó por completo.

Paco de Lucía por Gallego

Puedo suponer el dolor que estarán sintiendo todos sus admiradores. Me imagino la tristeza de su grupo de músicos y cantaores en los últimos tiempos: Duquende, “El Piraña”, Alain Pérez, “La Tana”, Montse Cortés, Antonio Serrano, etc  El único consuelo, como suele suceder cuando se van los grandes artistas, es que nos queda su obra. Gracias Paco de Lucía. Seguiré escuchándote y disfrutando cada vez que necesite refugio en la belleza, la pasión, la gracia, el ritmo, la armonía,etc Descanse en paz, Paco de Lucía.

http://www.elmundo.es/cultura/2014/02/27/530f016422601dec5e8b456c.html

Carlos-M. Prendes Gª-Barrosa

Anuncios

Acerca de cime1234

Sprint Head Coach Belgium Flatwater Canoeing National Team Presidente del Club Piraguas Los Gorilas de Candás https://cime1234.wordpress.com/ cime1234@hotmail.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s