El mal de altura

El mal de altura

 

            Disponíame yo, como cada mañana, puntual como un reloj, a completar el proceso de la digestión en un aseo del “Centro de Entrenamiento en Altura Pierre de Coubertin”, en Font Romeu, en el Pirineo francés, cerca de Andorra. ¡Qué casualidad! En pleno lío político con la cuestión del estatuto catalán, lo que mis ojos avistaron al lado del dispensador de papel higiénico, fue la siguiente soflama: “Ni França, ni Espanya. Països Catalans”, acompañada del dibujo de la bandera que pretenden para su futuro estado.

            El caso es que la lectura del “mensajito”, lejos de facilitar, como suponía yo…, la faena que me disponía a realizar, lo que provocó (supongo que sería una casualidad más…) fue un colosal “repateo de tripas” y la ralentización del tránsito intestinal.

            Y como entiendo fundamental, e higiénico, el completar la susodicha función vital, a su debido tiempo, que no era otro que aquel en el que yo estaba, antes de hacer con eficacia cualquier otra tarea cotidiana, y dado que no pude culminarla, fuera por el “descubrimiento”, o por cualquier otro motivo, el caso es que empecé a impacientarme.

            La “cosa” se alargaba, y ya en mi cabeza no había más que reflexiones derivadas de la lectura de la “pintada”. Pensaba yo: “ahora, éstos, a resultas de lo pactado con ZP, no solo avanzan en la aspiración de ser nación (y luego estado) sino que además garantizan sus inversiones y su provechoso futuro, a costa del retraso en la realización de sus proyectos de… ¡los de siempre! Y nosotros, los asturianos, como muchos otros españolitos, menos importantes a los ojos de los gobernantes del país, volveremos a ser los paganos de esta historia de reparto de poder, y a seguir esperando para relanzar nuestra autonomía de segunda o tercera velocidad”.

            Mientras todo esto pensaba, y dado que la faena se alargaba, mi enfado no hizo sino ir en aumento. Cuando por fin se terminó aquel “martirio”, cogí mi portaminas y espeté al lado de la reivindicación nacionalista: “Cataluña región de España. ¡Viva España! ¡Viva la Solidaridad!”

            Siempre me han parecido de muy mal gusto las pintadas en las puertas y paredes de los aseos públicos. Ni lo diminuto de mi caligrafía, ni la lentitud de mis esfínteres en relajarse, ni el repentino arrebato de “patriotismo español-asturiano”, ni el que fuera ésta la primera vez que pintarrajeaba un aseo, justifican lo que hice.

            Como quiera que las normas de urbanidad, que tan bien me enseñaron mis padres, siguen dirigiendo mi comportamiento, y tengo la misma opinión de quienes ensucian los cuartos de baño, y llegando a la conclusión que mi repentino arrebato no fue más que resultado del “mal de altura”, antes de volver al nivel del mar (nunca mejor dicho, “voy pa Candás, xunto la mar”), borraré mi pintada. La otra…¡también!.

 

Carlos-Manuel Prendes

Candás-Carreño (Asturias)

arte-urinario-3-se-sienten-cono-ojo-aparecia-en-mundotoday

Acerca de cime1234

Sprint Head Coach Belgium Flatwater Canoeing National Team Presidente del Club Piraguas Los Gorilas de Candás https://cime1234.wordpress.com/ cime1234@hotmail.com
Esta entrada fue publicada en Tribuna Libre. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s